Cover photo for Maria-de-Lourdes "Lulu" Pareyon-Navarro's Obituary
Maria-de-Lourdes "Lulu" Pareyon-Navarro Profile Photo

Maria-de-Lourdes "Lulu" Pareyon-Navarro

July 24, 1925 — February 13, 2023

Maria-de-Lourdes Pareyon-Navarro aka "Lulu" passed away peacefully at St. Michael's Hospital in Toronto at the age of 97 on the 13th of February, 2023. She is survived by her son, Jorge Lopez, her son-in-law Jorge Funes, and her daughter, Guadalupe Lopez. She is predeceased by her son, Mario. In her younger years she enjoyed roller blading and has always been an avid knitter and collector of leaves. She very much enjoyed Mexican music from the past mid-century. She made a living creating and selling clothing for babies. She was a single mother of three children and lived with her youngest, Jorge, throughout her life. She inherited her fervent faith in God and taught her children not to focus on finding happiness in material things, and to find peace and joy in the face of adversity. She was an exemplary servant of God who's children were her most cherished treasures. Despite great suffering, she always strived to be happy. She found tranquility and comfort during the third part of her life in the company of her youngest child.  The family would like to extend thanks to James Beck, Maritza Uculmana, Sonia Rodriguez, and the Little Trinity Chapel community.

The Life of Maria-de-Lourdes Pareyon-Navarro

English

My mother's life started in Mexico City in the first quarter of the past century in a big mid-class family. She lost her mother during her infancy and missed her very much throughout all her life. She wasn’t allowed by her father to complete elementary school.

She got married by the past mid-century. She had a very tough matrimony that started with my father's vice and poverty and ended in separation. She had three living children (two males, including me, and a female). She had a tough time raising my siblings during their teen years and had much more extreme difficulties with them during adulthood. She lost my brother two decades ago as he went missing.

Some members of her family used to discriminate against her as being the poor-uneducated and failed-matrimony sister. She was visually impaired all her life and ended up being legally blind.

Then, I was born after her first separation in "colonia Roma" in Mexico City. We lived together as a family for a few years, but she separated from my father for good afterward. By this time, she was a hard worker selling baby clothing in "Mercados sobre ruedas" or "mobile markets." My mother, my siblings, my first nephew (a child from my sister as a single mother), and I lived together until my early teen years; this was when my siblings decided to leave my birthplace to go with their partners.

After their departure, deep poverty settled in for us as they did not help her financially anymore. My mother did everything she could to make ends meet and feed us: sub-renting two out of three rooms of our place, knitting yarn garments for selling, and going to "comedores publicos" or "government food banks." However, I do not remember a single day going to bed on an empty stomach. My mother could not continue raising my nephew and sent him to live with a family member far away. After this, I went to university to pursue my bachelor's degree (I was her only child who went to university). I used to work part-time while I studied. I earned a small salary, but enough for my mother to end the sub-renting of our place. I remember this time as highly challenging, but it allowed us to see the light at the end of the tunnel.

After I graduated, everything changed, and we left poverty behind; I bought my first car and an apartment and traveled the world for work or pleasure. She was so proud of me. She was again very proud of me when I obtained my master's degree here; she never knew it because of her disease, but now I'm advanced in getting a doctoral degree. I'm sure that she would have overflown of proudness for me.

After a few years, I decided to fulfill my most cherished dream by that time, to immigrate to a developed country, and the best option was Canada. I could do it thanks to my partner, who cared for her in my absence while "I tasted the waters" here, as I came first alone. We started a brand-new life, and we lived happily together ever after. However, I became life-threatened ill right after they came; fortunately, my mother and my partner were already here with me, and I recovered.

Suddenly, some members of her family who had never contacted her started doing so; as they learned we settled in a developed country, she was no longer considered the family's black sheep.

Unfortunately, she was diagnosed with Alzheimer's disease a few years ago, and she started declining rapidly after having a fall.

She was an exemplary God's servant; I remember going with her to church every Sunday and celebrating Navidad and "Semana Santa" or "Holy Week" and she used to pray every night for all her children, always. She taught me to give my best first and ask God for help only afterward.

She was a sporty woman in her youth; she used to be a passionate roller skater. She used to be extremely funny and very extroverted, and she always cracked jokes.

One of the many fun facts in my mother's life was that she proudly showed anyone her ability to get her feet up and head down against a wall, even until some years ago. Her physical strength was astonishing even at an old age; no wonder she had such a long life. Another one was when she was "looking" for a gas leak in the stove with a lighted candle,… she ended up like The coyote cartoon after an explosion (no serious burns) or when the Police brought her home on a cruise when she got lost here in Toronto, around where we used to live, the point was that she never spoke a word of English nor carried an ID card.

She used to talk often using many wise and famous Spanish sayings, such as: "A Dios rogando y con el mazo dando", approximately in English: "First work hard on what you need and leave it to God afterward" or "Dios aprieta pero no ahorca" meaning approximately in English: "God only sends you problems that you can cope with" and many more.

Everyone I knew that approached her loved her instantly; she also used to make friends fast anywhere and everywhere; she was full of positivity all the time, and she never complained or was ever depressed despite the terrible times she faced. She adored children and was a magnet for them; she also played games with them. All in all, I can describe her as a "happy person" all the time.

When something went wrong in my life, she used to tell me, "Usted no se me achicopale mijo, sigale adelante" or "Don't get discouraged, son; just continue pushing."

As a mother, she used to say, “Yo protejo a mis hijos como una leona” and “a capa y espada" or "I'll protect my children like a lioness" and "to cape and sword”. Symbolizing how important their children were to her. She always took good care of all of us; in fact, she saved our lives many times. Once as a kid, I caught "Scarlet fever," and she rushed me quite ill to the "Hospital Infantil" or "sick kids hospital". Without her care, my siblings and I would be long gone.

I remember she was active all the time; during her down-times, she wove with yarn and listened to the radio (in fact all day long). She loved collecting leaves of all sorts and putting them inside the pages of a book, written in one page by herself for me; I found the words: "Hijo, se feliz siempre" or "Son, be happy always."

A month before her passing, I was at her hospital bed when she started signaling the cross. I thought she was close to dying; it was the most emotional moment of my life, so I hugged her and started crying, saying, "Mama, no te mueras!" or "Mom, don't die!". Suddenly, she spoke to me in the clearest and most eloquent words I have ever heard from her since years ago, saying: "Hijo, porque lloras? Si aqui tienes a tu madre, que mas quieres?, or: "Son, why are you crying? If you have your mother here, what else do you need? Consider that she talked only one or two words sparingly at this time.

On the last days of her life, even though she was very ill, primarily unconscious and bound to a hospital bed, she always made the cross signal with her hands until the end, symbolizing her fervent devotion to God. She wanted to be with Him, and I am sure she is now.

Like a triangle, we were a cohesive family (my mother, partner, and I).

Even though her life was marked by great suffering and poverty at the beginning, for the last part, she lived it being tranquil and content and never had to work again; I can't say happy because she always strived to be, even in adverse times.

Thank you, God, for having such a wonderful mother that taught me about resilience and happiness, showed me the way to you, and made me company for a long time throughout my life's journey until her death. I know she will be missed by everyone she touched, but undoubtedly, I will be the one that will miss her profoundly the most every day of my life. Thank you for all mom.

Spanish

La vida de mi madre comenzó en la Ciudad de México en el primer cuarto del siglo pasado en el seno de una familia numerosa de clase media. Perdió a su madre durante su infancia y la extrañó mucho durante toda su vida. Su padre no le permitió completar la escuela primaria.

Se casó a mediados de siglo pasado. Tuvo un matrimonio muy duro que empezó con el vicio y la pobreza de mi padre y terminó en separación. Tenía tres hijos vivos (dos varones, incluyéndome a mí, y una mujer). Tuvo dificultades para criar a mis hermanos durante su adolescencia y tuvo dificultades mucho más extremas con ellos durante la edad adulta. Perdió a mi hermano hace dos décadas cuando desapareció para siempre.

Algunos miembros de su familia solían discriminarla por ser la hermana pobre, sin educación y con matrimonio fallido. Tuvo una discapacidad visual toda su vida y terminó siendo legalmente ciega.

Luego, nací yo después de su primera separación en la "colonia Roma" en la Ciudad de México. Vivimos juntos como familia durante algunos años, pero después ella se separó definitivamente de mi padre. En ese momento, ella era una trabajadora vendiendo ropa para bebés en "Mercados sobre ruedas”. Mi madre, mis hermanos, mi primer sobrino (un hijo de mi hermana como madre soltera) y yo vivimos juntos hasta mis primeros años de adolescencia; fue entonces cuando mis hermanos decidieron dejar mi lugar de nacimiento para irse con sus parejas.

Después de su partida, la pobreza profunda se apoderó de nosotros ya que no la ayudaron en lo absoluto económicamente. Mi madre hacía todo lo que podía para llegar a fin de mes y alimentarnos a mí y a mi sobrino: subarrendaba dos de las tres habitaciones de nuestra casa, tejía prendas de estambre para vender e íbamos a los "comedores públicos". Sin embargo, no recuerdo un solo día de acostarme con el estómago vacío. Mi madre no pudo seguir criando a mi sobrino y lo mandó a vivir lejos con un familiar. Después de esto, fui a la universidad para obtener mi licenciatura (yo era su único hijo que fue a la universidad). Solía trabajar medio tiempo mientras estudiaba. Ganaba un salario pequeño, pero suficiente para que mi madre terminara con el subarriendo de nuestra casa. Recuerdo que este tiempo fue muy desafiante, pero nos permitió ver la luz al final del túnel.

Después de graduarme, todo cambió y dejamos atrás la pobreza; Compré mi primer auto y un apartamento y viajé por el mundo por trabajo o por placer. Estaba tan orgullosa de mí. Volvió a estar muy orgullosa de mí cuando obtuve mi maestría aquí; ella nunca lo supo debido a su enfermedad, pero ahora estoy avanzado en obtener un doctorado. Estoy seguro de que ella se habría desbordado de orgullo por mí.

Después de unos años, decidí cumplir mi sueño más anhelado en ese momento, emigrar a un país desarrollado, y la mejor opción fue Canadá. Lo pude hacer gracias a mi pareja, que la cuidó en mi ausencia mientras “probé las aguas” aquí, pues vine primero sola. Comenzamos una nueva vida y vivimos felices juntos para siempre. Sin embargo, enfermé con peligro de muerte justo después de que vinieran; afortunadamente mi madre y mi pareja ya estaban aquí conmigo y me recuperé.

De repente, algunos miembros de mi familia que nunca la habían contactado comenzaron a hacerlo; como supieron que nos instalamos en un país desarrollado, dejó de ser considerada la oveja negra de la familia.

Desafortunadamente, le diagnosticaron la enfermedad de Alzheimer hace unos años y comenzó a empeorar rápidamente después de una caída.

Fue una sierva de Dios ejemplar; Recuerdo ir con ella a la iglesia todos los domingos y celebrar la Navidad y la "Semana Santa" y ella rezaba todas las noches por todos sus hijos, siempre. Ella me enseñó a dar lo mejor de mí primero y pedirle ayuda a Dios solo después.

Era una chica deportiva en su juventud;  solía ser una patinadora apasionada. Solía ser extremadamente divertida, alegre y muy extrovertida, y siempre contaba chistes.

Uno de los muchos hechos divertidos en la vida de mi madre fue que orgullosamente mostraba a cualquiera su habilidad para voltearse de cabeza contra la pared, incluso hasta hace algunos años. Su fuerza física era asombrosa incluso a una edad avanzada; no es de extrañar que tuviera una vida tan larga. Otra fue cuando estaba "buscando" una fuga de gas en la estufa con una vela encendida,… terminó como La caricatura del coyote después de una explosión (sin quemaduras graves) o cuando la Policía la trajo a casa en un crucero cuando se perdida aquí en Toronto, cerca de donde solíamos vivir, el punto era que ella nunca hablo una palabra de inglés ni llevaba una tarjeta de identificación consigo.

Solía hablar a menudo usando muchos dichos sabios y populares, como: "A Dios rogando y con el mazo dando",  "Dios aprieta pero no ahorca"  o “Cría fama y échate a dormir” y muchos más.

Todos a los que conocía que se acercaban a ella la amaban al instante; también solía hacer amigos rápidamente en cualquier lugar y en todas partes; estaba llena de positividad todo el tiempo y nunca se quejó ni se deprimió a pesar de los terribles momentos que enfrentó. Adoraba a los niños y era un imán para ellos. Con todo, puedo describirla como una "persona feliz" todo el tiempo.

Cuando algo salía mal en mi vida, ella me decía: "Usted no se me achicopale mijo, sígale adelante" o "No te desanimes, hijo, sigue empujando".

Como madre solía decir: “Yo protejo a mis hijos como una leona” y “a capa y espada”. Simbolizando lo importantes que eran sus hijos para ella. Siempre cuidó muy bien de todos nosotros; de hecho, nos salvó la vida muchas veces. Una vez, cuando era niño, padecí de "escarlatina", y  me llevó muy enfermo al "Hospital Infantil". Sin su cuidado, mis hermanos y yo nos habríamos muerto hace ya mucho tiempo.

Recuerdo que estaba activa todo el tiempo; en sus ratos libres, tejía con estambre y escuchaba la radio (de hecho, todo el día). Le encantaba coleccionar hojas de todo tipo y ponerlas dentro de las páginas de un libro, escrito en una página por ella misma para mí; Encontré las palabras: "Hijo, se feliz siempre".

Un mes antes de su fallecimiento, yo estaba en su cama de hospital cuando empezó a señalar la cruz. Pensé que estaba cerca de morir; fue el momento más emotivo de mi vida, así que la abracé y comencé a llorar, diciendo: "¡Mamá, no te mueras!". De repente, me habló con las palabras más claras y elocuentes que le había oído desde hace años, diciendo: "Hijo, ¿por qué lloras? Si aquí tienes a tu madre, ¿qué más quieres?" Hay que considerar que ella hablaba solo una o dos palabras en raras ocaciones.

En los últimos días de su vida, aunque estaba muy enferma, casi inconsciente y confinada a una cama de hospital, siempre hacía la señal de la cruz con las manos hasta el final, simbolizando su ferviente devoción a Dios, sabia que iba a morir y quería estar con Él,  estoy seguro de que lo está ahora.

Como un triángulo, éramos una familia muy unida (mi madre, mi pareja y yo).

Si bien su vida estuvo marcada por un gran sufrimiento y pobreza al principio, en la última parte la vivió tranquila y contenta y nunca más tuvo que trabajar; No puedo decir feliz porque ella siempre se esforzó por estarlo, incluso en los momentos más adversos.

Gracias, Dios, por tener una madre tan maravillosa que me enseñó a ser resiliente y feliz en medio de la adversidad, me mostró el camino hacia ti y me hizo compañía durante mucho tiempo en el camino de mi vida hasta su muerte. Sé que todos a los que ella tocó la extrañarán, pero sin duda, seré yo quien la extrañará más profundamente todos los días de mi vida. Gracias por todo mamá.

Hechos notables de la vida de LULU:

  • Vivió en pobreza material los dos primeros tercios de su vida.
  • Su matrimonio fue un fracaso debido al vicio y pobreza de su esposo.
  • Su padre solo la dejo estudiar hasta tercer año de primaria.
  • Sufrió toda su vida de problemas de la vista, y termino siendo legalmente ciega.
  • Tuvo tres hijos vivos Mario, Lupe y Jorge.
  • A todos sus hijos les salvo la vida cuando eran niños, más de una vez, y los defendió a “capa y espada”.
  • Saco adelante a todos sus hijos, pese a las tremendas dificultades que paso.
  • Mario y Lupe la abandonaron con Jorge y Edgardo (el primer hijo de Lupe) por irse con sus parejas.
  • Crio, además, a Edgardo.
  • Mario se perdió hace veinte años y jamás lo volvió a ver.
  • Era una patinadora sobre ruedas apasionada cuando era joven.
  • Su hijo Jorge fue el único que estudio la universidad y llego a graduarse de licenciado.
  • Su hijo Jorge se la llevo a vivir a Canadá con él.
  • Su hijo Jorge estudio además una maestría y está por obtener un doctorado.
  • Hasta antes de emigrar a Canada, algunos miembros de su familia la criticaban como la hermana pobre, ignorante y con matrimonio fallido.
  • Tuvo una vida muy larga, 40% mas que la esperanza de vida promedio a nivel mundial que es de 69.8 años.
  • Hasta hoy ha sido la mas longeva de todos sus nueve hermanos de los cuales solo sobreviven dos.
  • Fue una ferviente seguidora de Dios.
  • Le enseño a Jorge enfrentarse a la vida, salir adelante y el camino para seguir a Dios.
  • Era muy extrovertida y graciosa (le encantaba contar chistes).
  • Hacia amigos con quien fuera y donde fuera.
  • Era amada por todas las personas que la conocieron.
  • Adoraba a los niños y ellos a ella.
  • Fue feliz siempre y a pesar de los tiempos adversos. “Al mal tiempo, buena cara!”, decía.
  • La tercer y última parte de su vida la vivió muy tranquila en compañía de su hijo Jorge y nunca más tuvo que preocuparse por cómo salir adelante económicamente.
  • Jorge reconoce que su madre fue, es y será la mayor influencia en su vida para sus logros pasados, presentes y futuros.
To send flowers to the family in memory of Maria-de-Lourdes "Lulu" Pareyon-Navarro, please visit our flower store.

Videos

Photo Gallery

Guestbook

Visits: 1

This site is protected by reCAPTCHA and the
Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Service map data © OpenStreetMap contributors